Volskwagen

Historia de la marca Volkswagen

El nombre Volkswagen se debe a que en Alemania en los años 1930 surgió el proyecto de construir un automóvil que fuese accesible para un gran número de personas.

Cuando Adolf Hitler se alzó con el poder en 1933, decidió poner en marcha un plan de fomento de la industria del automóvil, con el objetivo de relanzar sus fábricas y hacerlas más competitivas frente a las inglesas y las francesas.

De este modo se lanzó un concurso a los empresarios para la concesión de la fabricación del denominado ‘automóvil del pueblo’ (Volkswagen). 

Ferdinand Porsche fue el encargado de llevar a cabo el proyecto cuyo fin era construir un vehículo sencillo y barato que pudiese estar al alcance de la mayoría de los alemanes.

Hitler pretendía construir la fábrica más grande de Europa para la fabricación del automóvil del pueblo. Para ello, el requisito era tener acceso a una vía fluvial navegable.

También era necesaria una central eléctrica propia, que abasteciera tanto a la fábrica como a la nueva ciudad.

Hitler escogió el pueblo de Fallersleben, a orillas del canal de Mittelland.

El lugar formaba parte desde el siglo XIV del condado de Schloss Wolfsburg, propiedad del conde von Schulenburg.

Según las ideas de Hitler, la fábrica debía disponer de su propia ciudad anexada a la misma, para alojar a los trabajadores y sus familias.

El nombre escogido por Hitler para el automóvil fue Kdf-Wagen (Kraft durch Freude: ‘fuerza a través de la alegría’) y la ciudad, Kdf-Stadt.

Sin embargo, ni en la fábrica ni en toda Alemania nadie empleó otro nombre que no fuese el de Volkswagen para referirse al Escarabajo.

El nombre Kdf-Wagen solo fue utilizado en los catálogos y por los militares nazis.

El “Escarabajo”,”Beetle” o “Käfer”, fue el primer Volkswagen.

Ferdinand Porsche realizó los planos y diseños del automóvil, pero fue el propio Hitler quien lo pulió, modernizando los faros delanteros, traseros y añadiendo una varilla lateral que le daba un aire más deportivo.

El partido nazi facilitó a Ferdinand Porsche la infraestructura necesaria para la construcción de la que sería posteriormente la fábrica encargada del proyecto.

Para la realización de este proyecto, se fundó la nueva ciudad, Stadt des KdF-Wagens bei Fallersleben, el 26 de mayo de 1938.

La ceremonia de tan importante acontecimiento para el régimen nazi, buscaba claramente impresionar al pueblo alemán, un pueblo que se mostraba confiado con su dirigente.

Más de 70.000 personas llegadas de todos los rincones de Alemania acudieron a la ceremonia.

Lógicamente, Ferdinand Porsche estuvo presente, junto a los generales nazis y al mismísimo Führer.

En dicha ceremonia, Hitler subió a bordo de un Kdf-Wagen descapotable, conducido por Ferdinand Porsche.

Con el propósito de financiar todo este proyecto de dotar al pueblo alemán de un automóvil de bajo coste, el gobierno alemán ideó un sistema en el que los ahorradores deseosos de poseer un Volkswagen (automóvil del pueblo), aportaban 5 marcos semanalmente.

Así se reunieron alrededor de 286 millones de marcos.

Ninguna de estas personas recibió su Kdf-Wagen, ya que los proyectos militares monopolizaban la atención del país tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939.

La fábrica de Fallersleben se destinó a la producción militar, y después de 6 años de guerra, el dinero del Kdf-Wagen fue requisado por los rusos en concepto de reparaciones de guerra.

Hitler nunca llegó a ver su Kdf-Wagen salir de las líneas de producción.

Con el fin de la guerra, Ferdinand Porsche fue encarcelado por su vinculación con el régimen nazi y los ingleses tomaron el control de la factoría.

El 27 de diciembre se comenzó la producción en serie del escarabajo.

Desde los años cincuenta

Aunque sus primeros pasos comenzaron antes de la Segunda Guerra Mundial, no fue hasta los años cincuenta cuando el Escarabajo se convierte en un vehículo de gran aceptación social tanto en Europa como América.

En 1955 salió de la fábrica el ejemplar un millón, y en 1972 el Escarabajo, como ya se le conocía en todo el mundo, superó el récord de unidades fabricadas de un automóvil, que ostentaba Ford con su modelo “T”, al alcanzar la cifra de 15.007.034 Volkswagen fabricados.

En 1978 el Escarabajo dejó de fabricarse en Alemania al bajar la demanda en la mayoría de los países, ya que habían aparecido en el mercado mundial automóviles equivalentes, pero de diseño y tecnología mucho más actuales.

Siguió produciéndose, no obstante, en Brasil continuó su producción hasta 1985, reintroduciéndose en aquel país por mandato presidencial en 1993, descontinuándose en 1996.​

En México la producción del Volkswagen Sedán continuó de forma ininterrumpida hasta 30 de junio de 2003 cuando se produce el último Volkswagen Sedán Última Edición, el cual portaba equipamiento distintivo.

La última unidad producida se encuentra en el Museo de Volkswagen en Wolfsburgo, y otro de estos codiciados ejemplares fue obsequiado al Papa Juan Pablo II por un grupo de concesionarios de la marca en México.

Durante finales del siglo pasado, el Volkswagen Sedán (escarabajo) fue considerado “el automóvil del siglo”.

Tras largos años cerrada en la producción de sus arcaicos modelos de motor posterior con cilindros opuestos y refrigerado por aire, Volkswagen, afortunadamente, recuperó el hilo en la evolución de sus automóviles, y tras la absorción de Auto Unión, y del antiguo constructor de automóviles NSU Motorenwerke en el año 1969, basándose en la tecnología heredada de esta última marca, pudo ponerse a la altura del resto de constructores, y desarrollar sus propios modelos con tracción y motores delanteros de cuatro cilindros en línea y refrigerados por agua.

Tras los iniciales Volkswagen K70 , y Volkswagen Passat, presentó en 1974 el Golf, que adoptaba la misma configuración mecánica que el avanzado Fiat 127, considerado en la época como el coche-patrón de su segmento, y que fue el modelo más vendido en Europa durante numerosos años.

Gracias a esta inyección de tecnología, Volkswagen fue ampliando paso a paso su gama de modelos, abandonando su anterior política de un obsoleto modelo único.

Así fue incorporando en primer lugar el Passat en 1973, un poco antes que el deportivo Scirocco, y a continuación el Golf y el modelo más pequeño Polo.

En 1998 aparece el New Beetle, que ofrece un diseño basado en el antiguo Escarabajo, pero totalmente modernizado, al igual que la tecnología.

Este automóvil está destinado principalmente al mercado estadounidense, donde sigue existiendo un gran número de nostálgicos del Escarabajo.

La aparición de este modelo, unida a un descenso de la demanda también en los países latinoamericanos, lleva en el año 2003 al cierre de la fabricación del clásico Vocho en México.

Con anterioridad han ido saliendo otros modelos nuevos, como el Phaeton, buque insignia de la marca, el Sharan, el Touran, un monovolumen de siete plazas, y el Touareg, un todoterreno de lujo para uso en ciudad, carretera y en terrenos difíciles.

En el año 2002 el número de empleados era de 325.000.

También en 2002 y después de 28 años de producción, el Golf superó en ventas al legendario Escarabajo.

En el año 2012 Volkswagen entregó 5.738.000 vehículos, por lo que su cuota mundial de mercado alcanzó el 12,8%.