Como elegir las prendas adecuadas

 

Como elegir las prendas adecuadas

Busca colores que te queden bien. 

Estos pueden ser colores que favorezcan tu tono de piel, que se vean muy bien juntos o que simplemente sean tus favoritos.

  • Elige ropa que combine con los matices de tu piel. Las personas con matices cálidos tienden a verse mejor con colores cálidos, mientras que los colores frescos combinan mejor con pieles con matices frescos.
  • Crea atuendos que incorporen colores complementarios. Estos son colores que son opuestos en la rueda de colores: morado con amarillo, azul con anaranjado y rojo con verde.
  • Trata de desarrollar un guardarropa que incluya prendas esenciales de solo uno o dos colores neutros. Los colores neutros conforman la base de la mayoría de los atuendos pero a menudo no se ven bien juntos. Para la ropa, estos colores neutros son el gris claro y oscuro, el marrón claro y oscuro, el azul marino y el negro.
  • Recuerda que debes usar lo que te haga más feliz. Si tienes un color favorito que no encaje tu tono de piel, de todas formas “funciona” para ti.

 

 Cíñete a una marca que te guste. 

Si encuentras una prenda de confección que te quede particularmente bien, dale un vistazo a otras prendas de la misma marca.

Es más probable que encuentres algo más que te quede bien.

Si bien los tamaños y los cortes a menudo no son constantes entre las marcas, muchas mantienen iguales sus tallas particulares a lo largo del tiempo.

  • Al mismo tiempo, si encuentras que la calidad de una marca está cayendo o si cambia su sistema de tallas, empieza a buscar en otro lugar.
  • Ten en mente que las marcas estadounidenses normalmente son más cuadradas y holgadas en comparación con las europeas.

 

Compra múltiples versiones de ropa que te guste. 

No es poco común que las personas compren unas cuantas versiones diferentes de una prenda particularmente buena. Esto te permitirá darle vida a tu guardarropa a la vez que te ciñes a lo que sabes que funciona.

  • Para las prendas de uso continuo, como las faldas y los pantalones, considera comprar incluso un par de prendas idénticas.
  • Esta es una idea particularmente buena si tienes muchas dificultades para encontrar ropa cómoda que te quede bien.

 

 Presta atención al valor de cada prenda. 

Si puedes costear prendas bien hechas de calidad ahora, ahorrarás dinero a la larga. Por ejemplo, si un buen par de botas cuesta el doble pero dura diez veces más, terminarás gastando mucho más dinero a la larga en diez pares de botas baratas.

  • Si bien costoso no siempre quiere decir bien hecho, la ropa bien hecha generalmente es más costosa que la mal hecha.
  • Con la excepción de la ropa de verano transpirable, una buena señal de la calidad es si una prenda tiene forro.
  • Revisa las costuras antes de comprar. Asegúrate de que sean parejas y congruentes. Las costuras mal cosidas son una señal de mala calidad.
  • Opta por la calidad por encima de la cantidad. Generalmente, es mejor tener un guardarropa más pequeño compuesto de ropa bien hecha que uno más grande lleno de prendas baratas.
  • Si tienes un presupuesto bajo, no olvides revisar subastas en línea y tiendas de segunda mano. A menudo, puedes encontrar lo que buscas por una fracción del precio al por menor.

¿Qué debes saber de una persona que ama los coches?