¿Por qué nos gustan los autos clásicos?

 

 

Algo tienen los autos clásicos que no sólo lograron superar la prueba del tiempo, sino que además ocupan un lugar muy especial en nuestro corazón.

Es una combinación de factores que llama a muchas personas y que hacen de estas piezas automotrices algo trascendental.

Aquí te presentamos las principales características que más nos gustan de los autos clásicos:

 

El diseño

Los autos clásicos fueron diseñados por personas usando lápiz y papel, creando hermosas figuras y líneas fluidas.

Los diseños de hoy se enfocan en la eficiencia aerodinámica y estándares rígidos de seguridad, lo cual es muy bueno.

Sin embargo, los diseños puramente estéticos, que podemos ver en los años anteriores a los 80’s, son apreciados por ese “sentimiento orgánico” y personalizado en su fabricación.

Los motores

Hoy todos buscamos opciones con alto rendimiento de combustible, silenciosos y que no generen vibraciones.

En otros tiempos, las prioridades eran poder, velocidad y tamaño.

Los V6 y V8 eran la norma.

Un ruido atronador y aceleración que te pega al asiento son las grandes características de estos motores.

La relación hombre-máquina

Manejar un auto clásico es una sensación única.

El volante, la palanca de velocidades, el acelerador, la suspensión.

Esta combinación da un sentimiento de que la máquina está conectada contigo, respondiendo a lo que tú haces.

Los autos de hoy se enfocan en la comodidad y todos los componentes dependen de una computadora central y es ahí donde reside la diferencia: en los autos clásicos no existen factores externos entre tú y tu auto.

Los interiores

En los autos nuevos tenemos de todo: navegación GPS, radio satelital, pantallas, asientos eléctricos y todo tipo de sistemas.

No obstante, nada le gana a los interiores ensamblados a mano, con detalles sutiles de madera y diales hidráulicos.

Los acabados y detalles dan una sensación de estar en un automóvil verdaderamente lujoso, sin grandes distracciones ni juguetes.

Solamente tú y el camino.

La exclusividad

Hay muchos autos que no están al alcance de todo el público por sus altos precios, pero en realidad el dinero no es la única barrera para adquirir uno.

Conseguir un auto clásico es algo completamente diferente ya que dejaron de fabricarse hace mucho tiempo y el número es limitado.

Por eso no basta con ahorrar suficiente; hay que buscarlo, pero no es tan fácil como ir a una agencia y pedirlo.

Tienes que encontrar a alguien dispuesto a venderlo.

La mejor opción es ir a las exposiciones ya que ahí los autos están en óptimas condiciones, reunidos en un solo lugar.

El valor sentimental

Haber cuidado un auto durante tanto tiempo y de tal manera que siga en buenas condiciones hasta nuestros días no es un trabajo fácil.

A lo largo de los años seguro se han dado muchas historias y anécdotas junto con estos magníficos acompañantes.

Además, si compras uno ahora puedes sentir esa satisfacción de manejar algo único cada vez que lo saques a dar una vuelta.

¿Qué es lo que más te gusta de estas impresionantes máquinas?